lunes, marzo 23, 2015

dos mil quince

Herido el corazón, en picada. Mis manos arden y lo pierdo todo en un instante. Desnuda y en lagrimas despides mis penas.