jueves, mayo 28, 2015

anécdota

Deslizas tus dedos por mi piel, una serpiente, unas promesas del pasado. Hoy todo es diferente, hoy sus manos, hoy tus ganas. Ayer tus ojos, mi miedo, tus palabras.